Instruir deleitando. Ese es el concepto

3 de abril de 2011

Lo que piensan l@s alumn@s

En 2º de bachillerato estamos metidos en el fregado de la II República y la guerra civil. Una de las cuestiones candentes de aquella época era la religión ¿Era o lo es todavía? No hay más que ver las continuas polémicas sobre la enseñanza religiosa en los centros de enseñanza, o la existencia de capillas católicas en universidades públicas españolas, o la polémica denominación de las vacaciones entre trimestres que se realizó (y corrigió) aquí en Castilla-La Mancha. ¡Señor, qué cruz de país! ¿Es que no aprenderemos nunca? Cuánto me acuerdo de las interminables peleas con final feliz entre el cura don Camilo y el alcalde comunista Peppone que retrató magistralmente Giovanni Guareschi en la Italia de posguerra.  Pues aquí seguimos igual ¡qué aburrimiento! Mis alumn@s  ya saben lo que digo: los españoles siempre detrás de los curas... con un cirio o con un palo ¿O son los curas los que van detrás de los españoles?
Bueno, para que l@s chic@s de bachillerato reflexionen sobre todo este asunto y expresen su opinión (al menos por escrito, porque este curso es muy calladito y buenecito) les he pasado la siguiente encuesta. Echadle un vistazo. Debajo las conclusiones
A la encuesta se le pueden poner todas las pegas que se quiera: errores de diseño, sesgo en las preguntas, errores de respuesta involuntarios (y alguien con mala leche quizá, por llevarme la contraria, aunque no sé a qué). El curso que viene intentaré mejorarla. Pero coincide una barbaridad con los estudios especializados sobre el asunto que realizan tanto el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) como la editorial católica Santa María (SM) para que no haya sombra de sospecha, vaya.
Abreviando: los chicos de 2º  son mayoritariamente no religiosos, ni les gusta el papel de la iglesia católica en la vida pública española, ni quieren mayoritariamente que se imparta religión en sus aulas (¡incluso algunos autocalificados de religiosos!), ni les atrae especialmente la "semana santa". Más aún: a los chicos religiosos no les gusta la "semana santa", mientras que esa celebración gusta más a los indiferentes en materia religiosa, quizá es que religión y procesiones sean cosas distintas, digo yo, por eso les gusta también a algunos no religiosos/ateos. Esto es lo que dicen los chicos, no yo. Claro, una cosa es la creencia y otra la fiesta, llámese religiosa o profana. A la fiesta nos apuntamos todos, eso sí.
Para otro momento habrá que dejar la cuestión fundamental de qué se entiende por religión, porque ahora en clase de 2º estamos cogiendo los fusiles de la guerra civil. Es que una cosa es religión como creencia y otra muy distinta la institución de la iglesia. Hasta podría afirmarse que el ateísmo es una forma de creencia (o sea, religión) firmemente arraigada en la persona.
En fin, no me extrañan las quejas de la iglesia católica ante la perdida de un monopolio que mantuvieron durante decenios (y siglos).
Me voy corriendo que empiezan las procesiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario