Instruir deleitando. Ese es el concepto

18 de agosto de 2011

La solución al hambre es comer, dijo uno

En la entrada anterior había comparado yo la situación de las revueltas inglesas con la hambruna de Somalia. Yo digo en clase que si tienes en casa un grifo con agua potable eres rico, y si tienes agua fría y caliente eres muy rico. Que los hay escandalosamente ricos, efectivamente, pero debemos mirar en 360º, para poder valorar en su justa medida nuestra situación. Agún otro debe ser tan rico (y tan miope) que ha propuesto impresoras láser de comida, así como suena, para paliar el hambre en Somalia, y que Ferrán Adrià, con su elitista cocina de laboratorio, organize la erradicación del hambre en el mundo

¡No veo yo a los somalíes paliando su hambre con las escuálidas raciones vaporosas de "jugo de liebre con gelatina-CRU de manzana a la grosella negra"! Y que haya gente que a esto lo llame creatividad, hay que fastidiarse. O sea, el arte culto y el buen gusto para los ricos y en exclusiva (a 215€ + bebida el menú degustación), y los demás... bocata de chorizo, y en Somalia ni eso. Como siempre: de eso trata la Historia del Arte, con sus palacios, templos, tumbas de reyes y nobles, más palacios, más iglesias... Y ya cuando les ponen la etiqueta de genio o de mito viviente no puedes discrepar: ¡anatema, herejía! La verdad, prefiero la receta de Fernando Savater: en el mundo ya hay muchos genios, prefiero ser maestro.
Para relajarnos un poco, aquí traigo la exelente parodia que Leo Harlem hizo de la cocina de diseño

Hace unos años llevé a un cubano, muy castrista él, a un Don Jamón, aquí en Ciudad Real (¿qué ciudad de prestigio no tiene un Don Jamón, o un Museo del Jamón?) y juro por lo que más queráis que me preguntó: ¿esos jamones de la pared son de cartón, no? El tío no debía haber visto un jamón en su vida, y menos tantos jamones juntos. Pero lo de Cuba es otra historia.
En fin, os dejo la reflexión de Estrella (3º ESO) sobre el hambre, con el comentario que hizo el rumano Gabriel, asombrándose de la situación de sus compañeros españoles, en la opulencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario