Instruir deleitando. Ese es el concepto

2 de noviembre de 2011

¡Bruja, mas que bruja!

En 2º de Bachillerato han puesto en marcha su blog, Pulgarcity 2.0, gracias a Úrsula, que ha hecho lo más difícil, que es atreverse a escribir la primera, dando pie a que los demás se animen. Y encima lo ha hecho bien, conectando la asignatura con las vivencias personales. Me quito el sombrero. Las vivencias personales no son otras que Noche de muertos, o Halloween, o como se le quiera llamar. El caso es que la cosa ha derivado hacia el tema de la brujería. Deseando estoy que Ana (2º D) nos cuente de qué iba esa obra de teatro suya. Y deseando estoy que Cosmina (1º Bachillerato) nos hable de un compatriota suyo... ¡el conde Drácula! Ay qué miedo me da...
Yo, por mi cuenta, os recuerdo que hemos empezado el curso hablando entre otras cosas de las luchas entre protestantes anglosajones y católicos latinos: guerras de religión, surgimiento de la idea de tolerancia y libertad... Estos dos grupos religiosos también se diferenciaron en el tratamiento de la brujería, de manera muy curiosa. Los protestantes quemaban brujas a cascoporro: unas 100.000 personas en Alemania en el siglo XVII, y unas 30.000 en Inglaterra en ese mismo siglo. en las colonias inglesas de Norteamérica (antes de ser Estados Unidos) el caso más famoso fue el de las Brujas de Salem . ¿Y en España? Pues aquí la famosa Inquisición se preocupaba de quemar protestantes, o falsos conversos (judíos convertidos al cristianismo), pero pasaba de las brujas. Los inquisidores decían que eso eran tonterías de viejas y tal y que no había que creer esas historias. En 1º de bachillerato vimos, al hablar de los grupos sociales de Antiguo Régimen, el caso de las mujeres viudas, pobres, que se dedicaban al curanderismo o la brujería, o la prostitución, como forma de ganarse la vida, a ver qué remedio. Las mujeres eran las médicas de la época, ellas conocían plantas para curar a los niños y enfermos. Y, sin embargo, ahora lo vemos como algo despreciable. Qué cosas.Os cuelgo un caso real de La Mancha:
Además, en 2º bachillerato estamos viendo la crisis del Antiguo Régimen en España a través de la obra de Goya. Uno de sus grabados es este:

Goya quiere criticar las abundantísimas supersticiones que triunfaban en España en el siglo XIX (¡igual que ahora!). Y dibuja la clásica imagen de las brujas montadas sobre una escoba ¿Y la escoba, a cuento de qué? Pues lo más probable es que hubiese gente que tomaba algún tipo de droga alucinógena que provocaba la sensación de volar (¡igual que ahora!). Se conservan testimonios de estas prácticas, y parece ser que algunas sustancias se untaban con un palo en los genitales. Como veis, la explicación conduce a la escoba para volar.
Y para terminar, de momento, otra obra de Goya, genial: el Aquelarre, reunión de brujas con el macho cabrío (el demonio).
He dicho que para terminar de momento, porque la verdad el tema de la muerte y la brujería da para muchísimo. En otra ocasión seguimos. Espero que Alexandra nos hable de las tradiciones de muertos en Ecuador, porque lo de Latinoamérica es muy fuerte.
Que tengo el curso lleno de brujas, vaya. Y como estoy muy a gusto con ellas, les dejo la versión extendida del famoso Thriller, de Michael Jackson, que trata otro tema, muy yankee: el Hombre Lobo y los zombies (muertos vivientes), que quiere decir que a los chicos les empiezan a crecer los pelos en la pubertad, vamos, que no es para ponerse como se ponen.

1 comentario:

  1. Todavía me acuerdo de ese artículo de Francisca Rodríguez a primeros de curso!
    Una entrada muy interesante, seguro que Ana Delgado podría hablar de ello... qué tía más grande, entre ella y una compañera se curraron los personajes que hacíamos cinco (yo también tendría que haber actuado ese día, pero estaba en Madrid sin puente), seguro que te habría gustado!
    La película "Akelarre" describe todo esto que cuentas; y lo vemos raro lo de antes... pues no sé qué es peor, por lo menos ellos lo hacían con algún sentido.

    Inkisición, inkisición, inkisición!!

    ResponderEliminar