Instruir deleitando. Ese es el concepto

10 de abril de 2012

Lo que piensan los alumnos

En 2º de bachillerato estamos metidos en el fregado de la II República y la guerra civil. Una de las cuestiones candentes de aquella época era la religión ¿Era o lo es todavía? No hay más que ver la polémica sobre procesiones católicas y procesiones ateas que se monta cada año ¡Señor, qué cruz de país! ¿Es que no aprenderemos nunca? Mis alumn@s ya saben lo que digo: los españoles siempre detrás de los curas...con un cirio o con un palo, como bien cuenta Rafael ¿O son los curas los que van detrás de los españoles?
Bueno, para que l@s chic@s de bachillerato reflexionen sobre todo este asunto y expresen su opinión les he pasado la siguiente encuesta. Pero, intentando mejorar la que hice el curso pasado, la he ampliado con otra encuesta sobre actitudes políticas que viene pintiparada para estudiar los tiempos convulsos de la España contemporánea. Echadle un vistazo. Debajo las conclusiones.

A la encuesta se le pueden poner todas las pegas que se quiera: errores de diseño, sesgo en las preguntas, errores de respuesta involuntarios (y alguien con mala leche quizá, por llevarme la contraria, aunque no sé a qué). El curso que viene intentaré mejorarla. Pero coincide una barbaridad con los estudios especializados sobre el asunto que realizan tanto el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) como la editorial católica Santa María (SM) para que no haya sombra de sospecha, vaya.
Abreviando: los chicos de 2º son mayoritariamente indiferentes en materia religiosa, ni les gusta el papel de la iglesia católica en la vida pública española, les resulta indiferente que se imparta religión en sus aulas (¡incluso algunos autocalificados de religiosos!), ni les atrae especialmente la "semana santa". Más aún: a algunos chicos religiosos no les gusta la "semana santa", mientras que esa celebración gusta más a los indiferentes en materia religiosa, quizá es que religión y procesiones sean cosas distintas. Esto es lo que dicen los chicos, no yo. Claro, una cosa es la creencia y otra la fiesta, llámese religiosa o profana. A la fiesta nos apuntamos todos, eso sí.
Si completamos este ligero análisis con la encuesta de actitudes políticas, resulta que, según la pregunta sobre confianza en instituciones, las peores valoradas son los partidos políticos y la Iglesia Católica. Y ya metidos en política, se observa un autoposicionamiento político muy centrado, similar al del conjunto de la sociedad española actual, quizá ligeramente escorado hacia la izquierda. Pero esa ligera inclinación a la izquierda no se traduce en un voto mayoritario a partidos de izquierda, sino en un abrumador voto en blanco/no voto, congruente con el rechazo a los partidos políticos que hemos comentado. Además, hay una confianza abrumadora hacia la enseñanza, cosa de la que no puedo sino alegrarme. La monarquía, por su parte, obtiene una valoración muy equilibrada, ni negativa ni positiva. En fin, después de haber realizado la encuesta me di cuenta de que no había incluido a los sindicatos en la pregunta sobre confanza en instituciones. El curso próximo será.

Y, para terminar, dado que algunos alumnos han respondido que quieren más procesiones (lo que les he dicho: ¡dos por la mañana, dos por la tarde y dos por la noche, no te jo...roba!), bueno, pues a ellos va dedicada esta procesión, pero rapidito, que a mí me aburren mucho. ¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario