Instruir deleitando. Ese es el concepto

9 de mayo de 2012

El amor y la muerte

Hace un año yo escribía una entrada como esta porque el Ministerio de Justicia había publicado en Internet un Mapa de Fosas de desaparecidos en la guerra civil y durante el franquismo. Justo hoy l@s chic@s de 2º de Bachillerato hemos realizado una visita al cementerio de Ciudad Real, donde hemos visto, entre otras cosas, la "cruz de los caídos" del bando vencedor, monumento de estilo fascista donde los haya (y en el que tantos chavales hemos jugado de chiquitillos en el Prado). Mucha gente no sabe dónde se encuentra ahora.
Y ahora el homenaje a los muertos y desaparecidos del bando perdedor. Bueno, en la guerra civil perdimos casi todos.
Poco más que decir de una guerra civil tan triste. Desde luego, no creo que sirva para nada juzgar al franquismo, como quería hacer el juez Garzón ¿podré decir esto sin ser tachado de franquista? Yo ya lo juzgo todos los años en clase, pero como profesor de Historia tengo claro que el estudio del pasado debe servir para avanzar hacia adelante. Rescatemos cuerpos abandonados en fosas, sí, pero no perdamos el tiempo con discusiones sobre hechos del siglo pasado cuando nos encontramos empantanados en una crisis económica y política muy grave. Y, la verdad, me preocupa más la crisis política, el descrédito de las instituciones democráticas, que la crisis económica. De las crisis económicas se sale, me dijeron en La Habana (allí sí que están en crisis). Por cierto, para cementerio bonito, el de Colón, en La Habana.
Me he puesto muy serio, cuando la visita al cementerio tiene otra dimensión, alejada de lo político, emocionante y hasta divertida. Y si no, fijaros en las tumbas gitanas, tan chulas ellas:
Y, mejor aún, el adorno del tío Elías, que recuerda a los egipcios (gitano viene de egiptano, aunque su origen real es la India) cuando dejaban en las tumbas de los muertos las cosas que podían necesitar en la otra vida.

Decía una canción muy gitana: "Que no nos falte de ná, de ná, de ná..." Pues eso. Un trago a la salud del tío Elías.
Por último, hay una dimensión romántica, que conecta directamente el amor y la muerte. En el cementerio de Ciudad Real se puede apreciar en la tumba de la bella Apolonia, sin duda la más bonita de todo el camposanto:
Otros son algo más simples y resumen su sentimiento en epitafios tan convencionales y cursis como este de abajo. He dicho convencional, sí, pero eso no quita valor al sentimiento de la persona:
La entrada es un poco larga, pero l@s chic@s que han venido al cementerio saben que hemos visto muchas más cosas. Al fin y al cabo, la muerte es lo que da sentido a la vida.
¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario