Instruir deleitando. Ese es el concepto

16 de enero de 2013

Por el interés te quiero, Andrés

En 1º de bachillerato estamos analizando la familia burguesa, comparándola con la familia del Antiguo Régimen y la familia actual. La formación de la familia, el emparejamiento, nos ha llevado a tratar el bonito tema del amor, del que Laura desgrana la importancia del beso. Yo, que soy marxista declarado, me remito al gran teórico. He aquí su análisis del asunto:

Habrá quien todavía dude de la natualeza económica del emparejamiento. Dirán: ¡qué poco romántico eres, Agustín! Bueno, pues que lean el magnífico contrato de dote que nos ha presentado Ana, a ver si es o no es un contrato en que las partes (las familias, se casan las familias) aportan una cantidad al hogar común que van a formar dos personas. Como dicen en Cataluña: la pela es la pela.
Pero, para que no digan que no soy romántico, os dejo con la maravillosa secuencia final de la película Cinema Paradiso (Tornatore, 1988), en la que se recuperan todas las secuencias de besos que se censuraban en un antiguo cine italiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario