Instruir deleitando. Ese es el concepto

11 de mayo de 2013

¿Qué hace un profesor como yo en un sitio como éste?

Ahora me entero que soy de izquierdas. Resulta que les he pasado a mis alumn@s de 2º bachillerato una encuesta sobre religión, sexualidad y política, como he hecho otros años, y se me ha ocurrido preguntarles  cómo me ven a mí políticamente... ¡Sorpresa! Yo, que me creía, como me ha dicho alguien, "de la vieja escuela y de derechas" (bueno, tanto no, pero de centro sí), les parezco más de izquierdas que Carrillo (q.e.p.d.). Así es como me ven, precisamente un@s alumn@s que, este curso, se han retratado en conjunto como de centro-derecha. Antes de seguir, vean la encuesta.
El problema de todo esto es aclarar qué significa "izquierda" y "derecha". Yo lo he intentado en Historia de 2º, insistiendo en que esas etiquetas son demasiado simples, pero es lo que hay en las encuestas habituales.
Por lo demás, se puede apreciar el desencanto que desborda a estos jóvenes respecto a la política (y el hundimiento del PSOE no te digo), coincidiendo con la opinión pública general. También se aprecia en la encuesta la indiferencia respecto a la religión católica (desperdicio de catequesis) y la tolerancia respecto a la orientación sexual (exceptuando algún cenutrio).  ¡Ah! fíjense en la magnífica valoración que hacen de la enseñanza. Algo parece que hacemos bien, frente a tanta crítica del Gobierno del PP hacia el sistema educativo... ¡uy, vaya por dios, ya se me ha escapado mi ramalazo de izquierdas...! ¿será verdad? Y digo yo ¿cualquier crítica al PP supone que seas de izquierdas? ¡cuánta simpleza!
No debo profundizar más porque se trata de una encuesta de aficionado. Eso sí, yo esto me lo voy a tomar como una lección o dos: la necesidad de tolerancia entre todos nosotros, y la necesidad de distinguir lo que uno cree que dice con lo que los otros entienden que tú has dicho (para reducir esa distancia, claro). Esto es fundamental para todo profesor. Creo yo.
Y, ante todo, puedo afirmar que me lo he pasado muy bien este curso y con est@s alumn@s. Y ell@s también.

1 comentario:

  1. Lo que hace falta en la educación básica, es que no se reduzca al alumno a una simple máquina de tragar y vomitar. Que se le dé la confianza de desarrollar su creatividad y sus talentos. Pero eso no sucede actualmente. Es un tedioso proceso de tragar y vomitar, tragar y vomitar, a no ser que el profesor plantée otro sistema alternativo.

    Os dejaría un enlace a el muro de Pink Floyd, pero creo que esto es más constructivo

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=0neeNEM6NHQ

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar