Instruir deleitando. Ese es el concepto

7 de octubre de 2013

La balsa de Lampedusa (por Géricault)

Esta mañana hemos guardado un minuto de silencio en el instituto por la tragedia de Lampedusa. Mientras se leía un comunicado de "lamento", una voz infantil susurraba a mis espaldas: "esto es por algo que ha pasado con la medusa". Aparte de la risa inicial, la casualidad hace que ambos términos, La Medusa y Lampedusa, estén unidas por tragedias de naufragios. De Lampedusa sabemos algo por las noticias actuales. Yo traigo aquí esta información gráfica para conocer algo más la dramática situación de los refugiados por conflictos políticos y sociales, y de paso localizamos Lampedusa. Europa aparece en blanco, sobre todo por su incapacidad de reaccionar ante estos casos.
La Medusa, por otro lado, era una fragata de la marina francesa que encalló frente a la costa de Mauritania en 1816. Al menos 147 personas quedaron a la deriva en una balsa construida apresuradamente, y todas ellas excepto 15 murieron durante los 13 días que tardaron en ser rescatadas. Los supervivientes debieron soportar el hambre, la deshidratación, el canibalismo y la locura. El evento llegó a ser un escándalo internacional, en parte porque sus causas fueron atribuidas a la incompetencia del capitán francés actuando bajo la autoridad de la reciente y restaurada Monarquía francesa, después de los tumultuosos años de la revolución francesa que enseguida vamos a ver en clase de Historia. 
La tragedia fue inmortalizada por el pintor Théodore Géricault en un cuadro muy famoso titulado La Balsa de la Medusa:
En fin, que sin querer el chaval que se equivocó en el comentario sin embargo acertó en la tragedia. Maldita sea la gracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario