Instruir deleitando. Ese es el concepto

11 de marzo de 2014

Fíate de (algunos) periodistas como de (algunos) políticos

¡Qué oportunidad has perdido, David, de hacer una entrada interesante, a raíz del aniversario del atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Has copiado la información de Wikipedia. Me parece bien, pero si hubieras leído unas líneas más habrías llegado a lo más importante: el interés del gobierno de Aznar (del Partido Popular) en engañar a los españoles diciendo que los autores del atentado eran de ETA, grupo terrorista vasco, cuando todas las pistas conducían a Al-Qaeda, grupo terrorista de ideología "islamista" (cuidado con este término). ¿Por qué quería Aznar engañarnos? Pues sencillamente porque si se adjudicaba el atentado a ETA el Partido Popular podría ganar las elecciones al Parlamento que se iban a realizar tres días después. Pero si se demostraba, como realmente ocurrió, que los autores eran de Al-Qaeda, quedaba claro que el atentado era una venganza de terroristas islámicos por la intervención militar española en la guerra que habían promovido Estados Unidos (Bush), Gran Bretaña (Blair) y España (Aznar) contra el régimen de Sadam Hussein en Irak (otra mentira, se usaba a Sadam Hussein como cabeza de turco para vengarse de los atentados del 11-S de 2001 en Nueva York, en los que Sadam Hussein no tenía nada que ver).  Vamos, que Aznar era responsable de haber provocado la ira de los terroristas y por tanto era en parte responsable de las casi 200 muertes ocurridas en Madrid. Al final prevaleció la verdad y el Partido Popular perdió las elecciones. Los españoles castigaron al Partido Popular por haber participado en la guerra de Irak.
Pero la confusión que reinó esos días fue enorme por el empeño de Aznar y del periódico El Mundo, que realizaron una campaña intensa de mentiras y engaños diciendo que la culpa era de ETA y no de Aznar. Dejo, en primer lugar, las portadas de los periódicos de aquel día, cuando todo el mundo creía que era obra de ETA.
Pero días después, cuando ETA negó su participación y los auténtico autores (Al-Qaeda) se atribuyeron el atentado, todavía El Mundo y Rajoy insistían en la culpa de ETA:
Lo triste es que todavía hoy El Mundo sigue intentado sembrar confusión, incuso cuando el propio gobierno del PP admite que no fue ETA. Lo gracioso es que ya nadie les hace caso ni les cree. ¿O sí? Entonces, tranquilo Jorge, que hay periódicos peores que el ABC; a este, por lo menos, se le ve venir de frente (y junto al Papa, eso sí).

No hay comentarios:

Publicar un comentario