Instruir deleitando. Ese es el concepto

29 de junio de 2014

Por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas

El reloj que corona el frontis de la Asamblea Legislativa Plurinacional en la concurrida plaza Murillo de la ciudad de La Paz, Bolivia, presenta este curioso aspecto:
 
Se debe a una decisión del presidente boliviano, Evo Morales, para reivindicar la identidad de los pueblos del Sur. Además ha reivindicado el calendario andino, según el cual estamos en el año 5122. Yo creo que se ha pasado. Esto tiene su origen en la idea de Joaquín Torres García, que en 1943 diseñó este mapa de Latinoamérica:
Todo esto me recuerda los intentos revolucionarios, en Francia y en Rusia, por empezar el mundo de nuevo, con sus nuevos calendarios y festividades. Véase esta representación del calendario republicano francés:
O este, de la Unión soviética, en 1930:
Aparece la semana de cinco días, con un color diferente para cada jornada según cada grupo de trabajadores; un descanso nacional aparece en negro y cuatro en blanco. 
Y no sigo porque me he cansado de buscar ejemplos, que los hay a cascoporro. El ser humano no atasca. Muy bonito todo, sí, pero el problema surge cuando se promulga la felicidad por decreto, caso del ínclito Nicolás Maduro, otro que tal baila. El resultado es un infierno. Y yo me pregunto ¿a estos señores, qué historia les han enseñado? Como decía la canción: Ahora que vamos despacio, vamos a contar mentiras, tralará

No hay comentarios:

Publicar un comentario