Instruir deleitando. Ese es el concepto

23 de noviembre de 2014

Se me ha llenado la clase de vampiros

Así ando últimamente, que si Drácula por partida doble, Crepúsculo por allá, que si True Blood por un lado, Frankenstein por otro y demonios por todos sitios... Estos de 1º de bachillerato cogen un tema y no lo sueltan, como si no hubiera otra cosa que contar. Y encima se lo tengo que agradecer: todo para que comprendan que el romanticismo no es sólo la cursilería del corazón atravesado por una flecha  (cosa que ya veremos en su momento) sino ante todo un estado de ánimo muy habitual en la juventud, esa etapa biográfica que empieza a diferenciarse en el siglo XIX y que tendrá su eclosión en los años sesenta del XX con la cultura juvenil. Yo creo que de algo se han enterado, más que nada porque se puede comprobar en sus entradas que lo que ell@s devoran con fruición (series, videojuegos, pelis, sagas...) encaja muy bien en las características del romanticismo que hemos visto en clase. La pena es que no han leído a los autores originales, ni siquiera han visto la clásica versión de Hollywood Frankenstein (1931), que es el Frankenstein canónico en que todos pensamos. De manera que así no pueden reirse con El jovencito Frankenstein (1974). No saben lo que se pierden. Les dejo un trailer, a ver si se animan.

Claro, que lo peor es la frágil memoria que tienen. No lo digo por los exámenes tan flojos que hacen, sino porque parece que se han olvidado de las pelis que han visto de pequeños, sobre todo las del gran Tim Burton. Mi peli favorita de Tim Burton es Jugo de Escarabajo, y me juego la otra vida a que mis alumn@s no la han visto. Aquí va un estupendo trailer con la estupenda canción de Harry Belafonte:

Y para redondear el círculo del terrorrrrrrrrrrrrrrrr, es imprescindible hablar de gatos, pero no de los gatitos de Youtube (a veces divertidos, pero otras cursi, y eso no es romanticismo), sino de El Gato Negro, del gran Edgar Allan Poe, maestro de los maestros del terror, la intriga, la novela policíaca y mucho más. A mí la historia que más me gusta de Poe es El Pozo y el Péndulo, que podeis leer aquí, una terrible pero fantástica historia de la Inquisición española, siempre tan amable con sus detenidos. Y de El Gato Negro he encontrado esta versión:

Buenas noches... y felices sueños, queridos niños JAJAJAJAJA (risa malvada con eco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario