Instruir deleitando. Ese es el concepto

5 de diciembre de 2015

¡Viva la Constitución, que defiende a los discapacitados!

De vuelta, por fin, de mis vacaciones involuntarias en Al-Hoceima, retomo con ganas la dura vida del bloguero. Que no me inspiraba yo... pues de pronto me encuentro con un sinfín de temas que tratar y que intentaré sintetizar.

Por un lado, llevan días mis alumn@s de 1º de bachillerato, en concreto el club de fans El rincón del Makandel, avisandome de que venía el Langui a Ciudad Real... Qué pesados, como si yo no me hubiese enterado ¡A mí me van a explicar quién es el Langui! Yo me hice el makandel: que si no puedo ir, que si tengo mucho trabajo, lo de siempre. Pero les tengo preparada una sorpresa:

Para que vean que mantengo la fidelidad a mi ídolo. Como no podía ser de otra manera, Langui ha defendido que "se valore a las personas con capacidades diferentes". Me considero un discapacitado más, a la vista está y en público me lo han dicho, y quiero reclamar mi dignidad y mis derechos, como persona y como profesor. Y que me suban el suedo también, que me lo estoy ganando a pulso.

Pero no porque lo pida Langui. Es un derecho establecido en el fundamental artículo 14 de la Constitución Española de 1978, que dice: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". Ahí queda eso.

Pues bien, resulta que ahora esa Constitución no nos vale, según algunos. Esa Constitución que votaron democrática y libremente los españoles, esa que todos quieren cambiar y pocos  respetan. Esa que cambió la vida de los españoles después de una larga dictadura. Esa que nos ha permitido convivir a pesar de la intransigencia (y las balas) de algunos que ahora se las dan de demócratas, revolucionarios y no sé cuántas sandeces más.

Vean, si no, al listo de Pablo Iglesias, que se ha cogido los apuntes de la crisis del Antiguo Régimen de 2º de bachillerato y reclama la reforma de la Constitución de 1978... ¿Para qué, para volver a la Constitución de 1812, la Pepa (que nos ha intentado explicar José Manuel). Va el amigo Pablo a Cádiz y mezcla a las instituciones económicas internacionales con las tropas francesas que invadieron España en 1808, y a las empresas con el absolutismo de Fernando VII. Demagogia pura para confundir a la gente. Yo lo veo así:

Que no digo yo que no se pueda y deba reformar la Constitución, empezando por derogar el artículo que aprobó el inútil de Zapatero, de acuerdo con el PP, para incluir la estabilidad presupuestaria en la Carta Magna (que se vayan preparando los de Economía de 1º).  Pero es muy ingenuo pensar que cambiando las leyes se cambia la conducta de la gente. En Historia de 2º nos están esperando las aburridas constituciones españolas del XIX. Qué risa y qué pena: conservadoras, liberales, otorgadas, non natas, abortos... Y los españoles, mientras tanto, dedicados a lo suyo, a matarse quiero decir. Cumplamos con la Constitución y dejemonos de monsergas electoralistas.

Apesta a falsa la estrategia de querer reformar una Constitución que hace poco se quería derogar. Miedo me dan estos presuntos revolucionarios. Cuánto me recuerda al cabrona... de Fernando VII, ese que rechazaba o aceptaba la Constitución según le interesaba. ¡Anda, igualito que Pablo Iglesias! No te digo lo que hay... Desde luego, a mí no me engaña, aunque sea discapacitado.

6 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJAAAJAJAAJAJAJA ten cuidado con lo que dices de la Ley...que la Ley es igual para todos!! #policia

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajaajajajajajaaja qué risa

    ResponderEliminar
  3. dios mio que amo Agustín, cada dia me sorprendes mas jajajaja

    ResponderEliminar
  4. dios mio que amo Agustín, cada dia me sorprendes mas jajajaja

    ResponderEliminar
  5. Sublime JAJAJAJAJAJAJA, mis dieses

    ResponderEliminar