Instruir deleitando. Ese es el concepto

24 de abril de 2016

Viva la República (de Platón)

Nos cuenta Cristina algunas curiosidades de la II República española. Yo siempre digo al personal que no me gustan las curiosidades, prefiero que escriban algo con sustancia, que desarrollen sus potencialidades, que escriban sobre lo que les interese del tema que estemos tratando en clase, blablabla... Cosas de profe, vale.

Sin embargo, ella se ha perdido la ruta histórico-artística que realizamos por Ciudad Real el pasado día del Instituto. Allí podría haber apreciado el maravilloso monumento que honra en nuestra ciudad a... Platón, nada más y nada menos, con lechuza (símbolo de la sabiduría). Ampliad para verlo bien:
 

Como algun@s chic@s son de ciencias (nadie es perfecto, jeje), voy a aclarar este punto, comparando esta escultura con la referencia artística que permite realizar esta interpretación. Se trata de la Escuela de Atenas, de Rafael Sanzio, pintor renacentista italiano. Está en el Vaticano:

Hete aquí a Platón, señalando hacia arriba, al mundo de Ideas que, según él, debían concretarse en la República Ideal mediante el gobierno de los filósofos. A su lado, Aristóteles señala el suelo, realista él. ¿Era monárquico Aristóteles? Sí que fue profe de Alejandro Magno.

A mí, desde luego, me da igual la Jefatura del Estado. Como dijo uno, qué más da que el gato sea negro o blanco, lo importante es que cace ratones (se nota que era chino, maoísta para más señas). Ya sabemos que la monarquía no es más cara que la república. ¿Entonces? Sus valores son la neutralidad y la simbología. Es un símbolo ajeno a los partidos políticos. Pero claro, ese símbolo debe estar bien limpio (no como esas banderas raídas que vemos en muchos edificios públicos, incluido... ejem). Vaya, que la figura del monarca debe ser ejemplar. Y no parece que algunos Borbones sean precisamente ejemplares. El problema es que tampoco hay muchos políticos que sean un modelo de comportamiento ejemplar. Y menos aún capaces de asumir la neutralidad política necesaria para la Jefatura del Estado. Ya decía Ortega que la república no es de derechas ni de izquierdas, y aquí, por más que yo me empeño en explicarlo, no se enteran algun@s, por ejemplo Juan Carlos Monedero, tan chulo él. Te pones, o te ponen, la etiqueta y ya has cargado con el sambenito toda la vida. Ese es capaz de acabar sus días en el PP, no sería el primero. Al tiempo.

Quizá habría que elegir a un filósofo, un intelectual se dice ahora, como símbolo del Estado. Claro que tampoco me gustaría que fuera como Platón, que era un poquito facha.

¡¡¿Te parece a ti la irritación?!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario