Instruir deleitando. Ese es el concepto.
En las entradas hay enlaces a los blogs de alumnos de los distintos cursos que he impartido

24 de mayo de 2016

Una garganta profunda, oscura y misteriosa


Yo voy a ser más aburrido. En clase he hablado del escándalo Watergate, el caso de espionaje que el Partido Republicano de Estados Unidos realizó sobre su rival, el Partido Demócrata. La cosa fue descubierta por un par de periodistas del Washington Post gracias a la colaboración de un informante secreto al que llamaron, como no, Garganta Profunda. Su identidad se mantuvo en secreto hasta hace pocos años. El escándalo fue tan gordo que provocó la dimisión del presidente estadounidense Richard Nixon. Y yo que alegro. Sirva como prueba de que, a veces, la corrupción puede ser atajada. Eso sí, la pobre Linda Lovelace no se salvó de la explotación sexual.

Como siempre, todo este tema del Watergate ha sido tratado, y mucho, por la cultura popular estadounidense: Forrest Gump, Los Simpsons (como no), Futurama... Sin embargo, la pornografía, o la sexualidad, pocas veces escapan de un enfoque serio, moralista, aburrido, solemne. Quizá quien mejor haya aportado un punto de vista divertido y deprejuiciado al asunto sea Woody Allen, del que cuelgo aquí dos escenas sobre la pornografía y sobre la sexualidad. Eso, sí, masculina, qué le vamos a hacer. Seguiremos esperando a que la mujer aporte sus propias opiniones y experiencias. En fin, aquí vamos a desvelar, de una vez por todas, todos los secretos del sexo, qué narices.




14 de mayo de 2016

Rock & Blog

Vamos a terminar el curso corriendo, como siempre

Menos mal que la cultura popular tiene marcha.
Primero fue el Rock and roll


Qué bonito es el amor



Enseguida llegó el Pop y los hippies. Alucinaban en colores.

Era por las gafas

Seguro que era por las gafas




Por si acaso, niñ@s cuidado con la droga que mirad lo que os puede pasar




Y mientras los superhéroes persiguiendo malos.
Ya se sabe, que si nazis, que si comunistas, que si mafiosos...
La guerra fría daba mucha lata, sí señor.


Sí, pero el hogar lo defendía y lavaba y limpiaba y cocinaba y cuidaba
 Wonderwoman


A los baby boomers los maltrataban sin compasión con trabalenguas sin sentido.
Así va el mundo.



Entonces no había vídeos de gatitos, pero tenían a Catwoman



Otro entretenimiento en la guerra fría eran los marcianos

Entonces los yanquis llegaron a la Luna y allí no había nadie y se fueron y  no volvieron


Ya había tele y tocadiscos... Uauuuuu



Tampoco podía faltar el...





Por aquella época un tal Michael Jackson todavía era negro... Y tan contento



¡¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!

A esta qué le ocurre?
Pues que llegó el Punk. Los años setenta fueron duros



En los ochenta Michael Jackson daba risa, digo... miedo



Tranquil@s, que llegaron los cazafantasmas


Y los grafitis en color y la liberación sexual


Digan lo que digan, qué bonito es el amor

Y los discos de Pink Floyd




Y todo gracias a un nuevo armatoste: la computadora

A ver cuando inventan Internet y se lo cuento a la gente

5 de mayo de 2016

Cuando haces Pop ya no hay stop stop stop stop stop stop stop stop

El amigo Samuel se ha lucido con una buena entrada sobre el arte Pop: lo ha explicado fenomenal (o fabuloso, según otr@s), tanto por escrito como oralmente en clase, sobre todo su comparación con el arte abstracto que entonces predominaba en Occidente. Yo he echado en falta nombres de artistas y obras importantes. En clase hemos visto algunas obras y autores, que traigo aquí para solaz y divertimento del personal.

Pero solo voy a seleccionar dos obras con mayor valor explicativo, ya sea porque conectan con otras artes, como la música, como por ser actualizaciones del Pop original. Es el caso de la mejor portada de disco de la historia, el álbum de la Banda del Club de los Corazones Solitarios del Sargento Pimienta. Vamos, el Sergeant Pepper's Lonely Hearts Club Band, sin duda el mejor álbum del mejor grupo de música Pop de la historia.... ¿quiénes? Pues ¡¿quiénes van a ser?! The Beatles. Helo aquí:

Aparecen los cuatro Beatles vestidos como sargentos (sargentos pop, eso sí), delante de un collage de personajes entonces célebres: Marilyn Monroe, Marlon Brando, Edgar Allan Poe, Oscar Wilde, Karl Marx, Shirley Temple entre otr@s much@s y una referencia a la banda rival de los Beatles, los Rolling Stones.

Veamos ahora la actualización que ha hecho el artista español Antonio de Felipe:

Seguro que identificáis más personajes que en la portada original (aviso: incluye sorpresa). Hasta podéis reconocer a Tintín (¡yo no he sido!). Anda si  a al algún artista de clase se le ocurriera reactualizar la portada con sus ídolos y personajes favoritos.

1 de mayo de 2016

¿Lavado de cerebro? ¡Centrifugado lo tienen algun@s!

Viene esto a cuento de la entrada de Sergio sobre las técnicas de modificación de conducta que han usado (y usan... y usarán) muchos gobiernos para controlar a sus ciudadanos. En la Guerra Fría fue una cuestión muy investigada. Se creía en la posibilidad de cambiar científicamente la conducta humana. En ese contexto se desarrolla la obra de Anthony Burgess, La Naranja Mecánica, que Stanley Kubrick llevó al cine en una violentísima película. La imagen que ha colgado Sergio en su entrada es de dicha película, aunque el dibujo animado no sé cuál es. En ella se trata  la técnica Ludovico (por Ludwig van Beethoven), que se basa en la exposición obligatoria al paciente ante imágenes violentas durante largos periodos y bajo influencia de drogas. Con las imágenes horribles de violaciones, agresiones y otros actos de violencia, éste achaca los efectos de las drogas a tales actos, quedando incapacitado para cometerlos.

Ahora sabemos que esas técnicas tienen un poder limitado, aunque se conocen expriencias en psicología social muy interesantes sobre la influencia de los grupos en la conducta individual, algunas de ellas espeluznantes, como el experimento de la cárcel de Stanford. ¡Y sin drogas! En realidad en esas experiencias está parte de la clave para entender las barbaridades de los totalitarimos que hemos visto (fascismos) y seguimos viendo (estalinismo y maoísmo).

La historia de estas técnicas es laaaaarga, tanto como la historia del poder. El poder supone obligatoriamente ejercer una autoridad sobre alguien que puede que no quiera obedecer. Pero, como dijo Bodin, hay dos manera de obligar a la gente a obedecer: por las malas o por la buenas. Por las malas: a la fuerza (castigos, violencia, suspensos...). Por las buenas: convencer a la gente de que obedezca por sí misma, sin presión externa. Mucho más cómodo para el poder, dónde va a parar. ¡Con lo fácil que es!

Bueno, niñ@s, ya sabéis, si queréis buena nota ya podéis ir escribiendo entradas, jajajajajajaja (risa malvada con eco). Y para que veáis que soy bueno, os dejo aquí el examen final de la asignatura. ¡¡No aprobáis ni un@!!



Ya te digo: el cerebro vacío, hueco, lavado... ¡centrifugado!