Instruir deleitando. Ese es el concepto

21 de diciembre de 2016

¿Lotería? no os hagáis ilusiones

Los Borbones, en concreto Carlos III, se inventan el impuesto llamado lotería en el siglo XVIII.  Se ve que necesitaban dinero con tanta guerra y tanto descontrol presupuestario (los nobles y el clero no pagaban, qué morro). Parece ser que el primer sorteo de Navidad se celebró el 18 de diciembre de 1812, el mismo año de la Constitución llamada Pepa y en plena Guerra de Independencia contra los franceses. Se trataba de comprar balas contra Napoleón.


A mediados del XIX la reforma tributaria de Mon-Santillán organiza racionalmente los impuestos directos e indirectos en España: la lotería sigue creciendo en importancia. Yo lo avisaré en clase de Historia y de Economía: la lotería es un impuesto regresivo, es decir que proporcionalmente compran (pagan) más los que menos tienen.

Además se basa en la superstición de que va a tocar. También se puede considerar como un caso de envidia preventiva: por dios, que si le toca a los demás también me toque a mí. Y encima usa publicidad engañosa: "lo raro es que no toque" decía un eslogan hace años. Y una mier... Todos lo sabemos, pero... No voy a decir que es un engañabobos, no, no lo voy a decir (bueno, a lo mejor se me ha escapado un poco). Aquí lo explica un especialista mejor que yo. Y aquí, más cachondamente, Forges:

Otras veces va y te cae un reintegro. Hay quien se pone así:
Que conste que he comprado lotería, no sea que toque (¡!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario