Instruir deleitando. Ese es el concepto

24 de diciembre de 2016

Oriente es oriente... aunque salga el sol por Antequera

No me refiero a la magnífica película de O'Donnell (1999) que otros años he visto en clase. Ni me refiero a la logia masónica del mismo nombre, ya que hemos asociado a los masones al origen de los partidos políticos durante el Trienio Liberal en España.

Que no, que esto va del solsticio de invierno, vulgo Navidad. Pero mejor nos lo explican en este videomontaje un par de alumnos espabilados que tuve:


Nosotros, modernos de pacotilla, ignoramos las percepciones más elementales de la Naturaleza:

Ya en la prehistoria la observación visual condujo a la astronomía con un grado de precisión admirable. Quizá el mejor ejemplo es Stonehenge, santuario solar por antonomasia:

Más cerca, pero más basto, tenemos las piedras en Penas de Roda, en Lugo, que marcan otro solsticio, el de verano:

También se sabía que el templo egipcio de Abu Simbel se orientaba hacia el solsticio de invierno. Véase:

Pero se acaba de conocer que la Iglesia Católica, tan poderosa, tuvo que cambiar la orientación de sus iglesias en algunas de sus misiones del Nuevo Mundo, concretamente en California, porque allí los indígenas celebraban el solsticio de invierno. De manera que el altar no mira hacia el Este sino hacia Occidente, permitiendo que el 21 de diciembre la luz entre por la puerta e ilumine la zona del Sagrario. Maravilloso:

Incluso tuvieron que girar la disposición de la iglesia respecto al resto de construcciones de la misión para alinearla con el solsticio:


¿Y ahora? Pues seguro que podemos encontrar alineaciones navideñas en muchos sitios. Por ejemplo, hay quien la ha encontrado en el mismísimo Manhattanhenge:

¿Ayudará todo esto a que levante la niebla de invierno?

No hay comentarios:

Publicar un comentario