Instruir deleitando. Ese es el concepto

2 de enero de 2017

Historia del vino en píldoras

Pues no, yo pensaba, como casi todo el mundo, que el origen de las doce uvas estaba en un exceso de producción de uva en la comarca alicantina de Vinalopó allá por 1909. Pues va a ser que no. Arduas investigaciones remontan la tradición a la antigua Grecia, cuyos dioses celebraban el rito de las uvas ya desde chiquitillos. Véase, si no, al pícaro Dionisos niño en brazos de Hermes por obra y gracia de Praxíteles:

Bueno, esto es broma sin duda porque uno, a la estatua original le falta el brazo del racimo, y dos, si era Nochevieja estarían helados de frío. Claro que como eran dioses vete tú a saber.

Ahora en serio. Se conocen testimonios en prensa de que ya desde 1892, por lo menos, se comían uvas en Nochevieja en Madrid. Lo explica muy bien este blog. La prueba:

Y además ya existía la costumbre de comérselas en la Puerta del Sol. Vamos, que la tradición tiene su origen en las ganas de juerga de los madrileños... hábilmente explotada, eso sí, por los viticultores alicantinos posteriormente.  Al parecer las uvas eran muy baratas, no como ahora y como atestigua este documento de 1897:

En conclusión, que a las ganas de juerga de unos (exceso de la demanda) se le sumó la necesidad de vender de otros (aumento de la oferta), dando como resultado esta maravillosa gráfica, hija de mi invención calenturienta:

De manera que un exceso de oferta de uva provocaba una bajada del precio de la uva (desde P1). Pero el general aumento de la demanda por la juerga navideña supuso un aumento del precio (desde P2, con perdón) hasta el precio de equilibrio Pe, con el consiguiente enriquecimiento de unos (los viticultores de Vinalopó) y el jolgorio de todos los demás (celebrantes de Nochevieja).

Qué bien me ha quedado la entrada, debe ser porque me he levantado "tempranillo". Aunque, claro, yo quisiera que algo así hicieran mis alumnos de Economía de 1º, pero no lo han hecho. ¿Será porque están todavía durmiendo la fiesta de Nochevieja?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario