Instruir deleitando. Ese es el concepto

24 de febrero de 2017

Al revés el mundo es el Carnaval

Así se ha visto desde antiguo. Por unos días el orden social queda patas arriba: mandan los de abajo, que bastante penan ya todo el año, los niños se visten de viejos, las mujeres de hombres y viceversa, los pobres se visten de ricos y viceversa. Así queda contado en los testimonios que recoge la historia, la literatura y el Arte. Me viene al pelo una noticia sobre los sarasas de Cádiz, supuestos prostitutos masculinos surgidos al calor de los soldados que venían de la guerra de Cuba en 1898. Véase la imagen de una revista de ese año, donde aparecen dos prostitutos vestidos de mujer y políticos peleando por la crisis de Cuba:

Otro ejemplo está en estos aleluyas de 1930.

Tanto cachondeo no podía ser. El dictador Primo de Rivera intentó poner freno al exceso. Imposible.

¡Ah! Y nada de dietas: prohibido vegan@s en Carnaval. El Carnaval es pecado sin pescado (y sin verdura). Arcipreste de Hita lo contó magistralmente y yo lo he ilustrado así con ayuda de unos amiguetes de toda la vida:

No hay comentarios:

Publicar un comentario