Instruir deleitando. Ese es el concepto

2 de febrero de 2017

Consumid, consumid, malditos

Cuenta Martín Caparrós:
Entre las 100 start-ups europeas consideradas las más hot de 2016 por la revista Wired hay una que es un banco virtual que permite que los chicos de ocho años tengan tarjetas de débito asociadas a su móvil; docena y media que prometen enviarte a tu casa en menos de dos horas verduras orgánicas o vinos ídem, o sushis o florecitas o cualquier otra cosa –sin que tengas que salir a buscarlas–; una docena que te permiten vender o alquilar o compartir alguna forma de vehículo con o sin conductor, dueño o chófer; media que te ofrecen la posibilidad de comprar más barato o más astuto o más a tu vecino; otra media que te proponen formas más y más sofisticadas de alquilar o compartir viviendas; media más que concentran ofertas y demandas de trabajo –y una que usa big data para que el patrón decida a quién tomar–; dos o tres que te diagnostican enfermedades en tres clics; otras tantas que te hacen gimnasia para que no la tengas que hacer; otras que ayudan a los negocios chicos a mejorar su contabilidad o su lugar en Google; juegos varios, un editor de fotos, un aspirante a whatsapp con mejores dibujitos, un asesor de credibilidad crediticia, un programa para mejorar la eficacia de las publicidades en la Red, un programa para bloquear las publicidades en Internet, otro para predecir qué va a comprar fulano o mengano, otro para convertir tu teléfono en la llave de tu casa, otro para mejorar la eficacia de los cultivos bio, otro para mejorar la eficacia de las inversiones en Bolsa, otro para mejorar la eficacia de las comunicaciones entre jefes y empleados, dos o tres para encontrar un amor –o hacerlo, por lo menos.

Una pena... pero qué moderno es fundar una start-up... y forrarse, claro

Yo lo voy a decir cantando, como me gusta a mí, con ayuda de Los Chicos de la Playa, tan alegres ellos cuando imaginaban un mundo feliz de vacaciones eternas surfeando en aguas limpias y cristalinas.


Las cosas no son tan sencillas, me temo. Y no se trata de ser catastrofistas ¿o sí? que ya ha llegado Donald Trump y lo va a arreglar todo... ¡qué espanto!

Ya no sé si se puede, que dijo Obama, o si podemos, que dicen otros en España. Arreglar todo no creo, pero poner de nuestra parte sí, como explicó la ONG de ayuda al desarrollo SOLMAN  en la exposición que presentó en el instituto la semana pasada, explicando los objetivos para conseguir un desarrollo sostenible:

No hay comentarios:

Publicar un comentario