Instruir deleitando. Ese es el concepto

2 de julio de 2017

El orgullo del Pulgar

Ahora que se celebra la diversidad sexual, con Madrid como capital mundial, quisiera poder afirmar que se enseña educación sexual, o tan siquiera competencia emocional, ambas obligatorias por ley. Pero me temo que no, que en este sentido no cumplimos con la legalidad, por mucho estándar evaluable que rellenemos en actas y memorias

Es para mí un motivo de "orgullo y satisfacción" tratar, al menos superficialmente, estos temas, "ponerlo en la agenda" que se dice, por ejemplo en la encuesta que anualmente paso a los alumnos de 2º de bachillerato, donde queda constancia de la tolerancia que adorna a los alumnos del Pulgar, como en general a los españoles, y también de la ocultación que algunos alumnos hacen de su identidad sexual.

Ha sido una sorpresa para mí que este curso, al proponer trabajos de investigación en 4º de ESO, surgiera el tema de la diversidad sexual por iniciativa exclusiva de un grupo de alumnos. Así que yo encantado de trabajarlo. Sencillo, descriptivo, pero ya solo el hecho de exponerlo supone una normalización muy necesaria.

Para completar esto aportaré un par de fotos significativas de la ausencia o presencia de la diversidad sexual en la segunda mitad del siglo XX, época que hemos visto en clase con más lagunas que las de Ruidera.

A la izquierda los líderes comunistas Breznev y Honecker, de URSS y de Alemania comunista respectivamente, en 1979. No, no eran gays, pues sí, menuda represión había en esos países, donde la revolución rosa que había propuesto Alexandra Kollontai acabó en represión estalinista.

A la derecha, la portada de una revista lesbiana española de 1978, que sirve para demostrar, nuevamente, que aquellos que tanto critican la Transición Democrática en España o no la vivieron o mienten vilmente, despreciando la lucha y las dificultades que se vivieron entonces. Me río yo de los iluminados que ahora han descubierto el patriarcado y los micromachismos. ¿¡Cómo no lo han proclamado antes!? que resulta que los demás nos hemos caído de un guindo, no te fastidia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario