Instruir deleitando. Ese es el concepto

17 de diciembre de 2017

El populismo es el opio del pueblo

Redundando en el estudio de la revolución rusa y su significado, de enorme influencia a nivel mundial, yo insisto siempre en la dimensión religiosa (por dogmática e irracional) de las ideologías políticas populistas, llámense comunismo o nacionalismo, es lo mismo y no es broma, porque enseguida nos vamos adentrar en las procelosas aguas del período de entreguerras, con sus fascismos y todo, incluido el español en todas sus variantes, tanto vasca como catalana, por mucho que se disfracen de marxistas, antisistema o republicanos.


Claro que si el populismo triunfa es porque el pueblo no es un santo libre de pecado. Lo explica muy bien Javier Marías en relación con el nacionalismo catalán. Esto es lo que hay, ahora en versos del poeta León Felipe:
El burgués tiene la mesa, 
la Iglesia tiene la misa,
el proletario la masa
y el fascismo la camisa

¡Qué divertido es el mundo!
¡Ay qué risa, ay qué risa!
Dando vueltas, dando vueltas
tan deprisa

con la mesa
con la misa
con la masa
y la camisa

1 comentario:

  1. Madre mía Agus, no se si ha sido el comentario que puse o es que estás cansado de que te llamen rojo, pero últimamente tus entradas van por muy buen camino jajajajaja

    ResponderEliminar