Instruir deleitando. Ese es el concepto

23 de abril de 2018

Aumentan los suspensos en Historia de España

Ahora le toca a Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona:

Estamos, en el caso del almirante Cervera, ante un nuevo ejemplo de confusión histórica. Ese señor tuvo que pringar en la derrota militar de 1898, sabiendo de antemano que los barcos españoles iban a ser hundidos por la flota estadounidense. Pero además le tocó reprimir, por orden del gobierno de la Primera República, el alzamiento cantonalista de Cádiz.


Se suma así, este caso, al de tantos personajes que fueron vapuleados (por un bando o por otro, o peor aún, por los dos) por hacer cumplir la ley: generales Batet, López-Ochoa, Escobar, Aranguren... Y por supuesto los héroes anónimos del montón.

El problema está en confundir la memoria histórica, que es individual y cargada de recuerdos y emociones personales, con la Historia, que es un proceso de investigación colectivo que debe realizarse con objetividad, en el sentido de desapasionadamente. Justo lo contrario que estos tiempos revueltos que vivimos. Como dice el historiador Santos Juliá, "nunca podrá haber una memoria histórica, a no ser que se imponga desde el poder... no puede elaborarse un único relato sobre el pasado porque ningún pasado -menos aún el de luchas a muerte- puede conservar idéntico sentido pata todos los miembros de una misma sociedad"

De manera que la señora Colau suspende Historia de España por cometer los tres errores capitales que prohíbe Agustín: CONFUSO, IMPRECISO, INCOMPLETO. Se suma así a la ilustre lista de suspensos de esta asignatura: Esperanza Aguirre, Artur MasCarlos Puigdemont... Y Cristina Cifuentes que la han pillado copiando, jejeje. Claro que no ha sido la única.

Espabilen, coño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario